Anonimato

Marcos 1, 40-45 Se le acercó un leproso a Jesús para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: «Si quieres, puedes purificarme». Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó diciendo: «Lo quiero, quda purificado». Enseguida la lepra desapareció y quedó purificado. Jesús los despidió, advirtiéndole severamente: «No le digas nada a nadie, pero Sigue leyendo Anonimato

Tu voto:

En qué estabas pensando

Lucas 1, 26-38 El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, Sigue leyendo En qué estabas pensando

Tu voto: