Lugar de encuentro

encuentro-interior-2

Ciclo C – Domingo XXXI Tiempo Ordinario

Lucas  19, 1-10
Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos. El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicómoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí.  Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría.  Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Se ha ido a alojar en casa de un pecador». Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: «Señor, yo doy la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le doy cuatro veces más».  Y Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar ya salvar lo que estaba perdido».
________________

Hay días en que me levanto con una esperanza demencial, momentos en los que siento que las posibilidades de una vida más humana están al alcance de nuestras manos. Éste es uno de esos días […] Les pido que nos detengamos a pensar en la grandeza a la que todavía podemos aspirar si nos atrevemos a valorar la vida de otra manera. Nos pido ese coraje que nos sitúa en la verdadera dimensión del hombre. Todos, una y otra vez, nos doblegamos. Pero hay algo que no falla y es la convicción de que —únicamente— los valores del espíritu nos pueden salvar de este terremoto que amenaza la condición humana.

Estas líneas están extraídas del inicio de “La resistencia”, libro de Ernesto Sábato. Y me parecían bastante adecuadas para poder abordar el evangelio de hoy. Es que en este domingo creo que tenemos varias claves, o al menos una muy importante, para entender quién es Dios y quiénes somos nosotros.

El punto central del evangelio, a mi entender, está en el encuentro entre Jesús y Zaqueo. Bien podríamos decir que lo más significativo es que este último se convirtió y dio su dinero a los pobres, o que Jesús afirme, con rotundidad, que la salvación había llegado a aquella casa, pero insisto en que lo fundamental está en este encuentro de los dos.

Zaqueo quería ver pasar a Jesús, pero se encuentra con que éste lo llama por su nombre y se autoinvita a la casa de aquél hombre de baja estatura, rico y usurero. Podríamos decir que “externamente”, el uno al otro, se conocían. Pero el real encuentro se da en el interior de los dos.

El cambio que vemos en Zaqueo, creo que no está fundado en la visita inesperada de Jesús a la casa de aquél hombre, o en compartir la mesa, si así lo hicieron, sino en lo que este señor (el pecador según el parecer de los que juzgan la escena), experimenta en su interior. Y me atrevo a decir que éste se siente mirado por Cristo sin prejuicios, experimenta que no es condenado, sino que lo tratan de tú a tú, que es recibido, aceptado tal como es. Y ese trato nace del corazón de Jesús y toca el corazón de Zaqueo.

Entonces vemos a una persona nueva, generosa, capaz dede dar la mitad de sus bienes a los pobres y devolver cuatro veces a aquellos que hubiera perjudicado. Diría entonces que Jesús lo restituye como ser humano y desde ahí ve la posibilidad de ayudar y pensar en otros seres humanos que están necesitados. Eso, ojalá, nos pasara cada vez que nos sentimos amados, perdonados, no juzgados, por Dios. Si él nos acepta como somos, frágiles y pecadores, por qué no aceptar a los demás que también padecen de limitaciones y debilidades. Aunque en esto último, tengo la impresión de que más nos gusta ser perdonados por Dios sin dejar de ser jueces para los demás, aceptados por el Señor, sin dejar de ser intolerantes.

Así es como traigo a Sábato, porque al ver lo que sucede en el evangelio, creo que podemos decir que hay una grandeza a la que «todavía podemos aspirar si nos atrevemos a valorar la vida de otra manera», si tenemos el coraje de situarnos en la verdadera dimensión del ser humano. Porque aunque nos equivoquemos, o cometamos pecados, «—únicamente— los valores del espíritu nos pueden salvar de este terremoto que amenaza la condición humana» y que es la falta de poder amarnos y aceptarnos tal y como somos, como lo hace Dios con nosotros.

Jesús no entra a la casa de Zaqueo para echarle en cara el mal o los abusos que comete, tampoco para recriminarle que acumula riquezas y no las comparte. Ni siquiera lo amenaza con el infierno si no cambia de actitud, sino que le ofrece un amor distinto, profundo, auténtico, que provienen de los valores del espíritu, y que no siempre se manifiesta a través de abrazos o besos, sino desde la autenticidad del corazón que alberga a Dios y eso es lo que transforma y nos da esperanza.

¿Qué tan Zaqueo nos sentimos? ¿Qué tanto necesitamos encontrarnos, de tú a tú, con Jesús en nuestro interior? ¿Cambiamos de actitud cuando nos sentimos amados y perdonados por Dios o seguimos siendo los mismos? Y la pregunta del millón: ¿Amamos y aceptamos a los demás como son? Esta es la forma de actuar de Jesús y la que, a mi entender, salvaría a la humanidad del odio, la incomprensión, el egoísmo, la falta de solidaridad y la falta de amor que se padece en la actualidad.

Dios es como vemos actuar a Jesús. Nosotros, ¿cómo somos?

Anuncios

2 thoughts on “Lugar de encuentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s